Quilmes: Toma forma el futuro gabinete de Mayra Mendoza

October 7, 2019

A menos de un mes de las elecciones generales, comenzaron a sonar los nombres de los posibles integrantes del equipo de gobierno de la favorita para ocupar la intendencia de Quilmes a partir del mes de diciembre. Los nombres propios. Los aliados, los foráneos y el futuro de los “neo camporistas”.

 

 

Cuando Martiniano Molina llegó a su cargo, en diciembre de 2015, lo hizo con promesas de austeridad y transparencia en el manejo de la administración pública, y puso especial énfasis en la “herencia recibida” y la cantidad de funcionarios y cargos existentes en el gobierno de su antecesor, el peronista Francisco Barba Gutiérrez. Sin embargo, el jefe comunal macrista no sólo acrecentó el gabinete a niveles inéditos sino que además todo indica que se irá en diciembre con uno de los gabinetes municipales más grandes de la provincia de Buenos Aires. Cargos superpuestos, nuevas áreas con rango de secretaría, como las “coordinaciones generales”, y la multiplicidad de amigos y asesores de todo tipo, terreno y alto nivel salarial fueron la característica principal del organigrama “molinista” durante toda su gestión.

 

Transición acelerada

Si bien todavía faltan un par de semanas para las elecciones generales del 27 de octubre, el clima post PASO en Quilmes (como en la Nación y en la provincia de Buenos Aires) es de “cosa juzgada”, lo que aceleró los tiempos de la transición política hacia el futuro gobierno que encabezaría la diputada nacional de La Cámpora, Mayra Mendoza.

Como primer paso, todo indica que Mendoza rediseñaría y achicaría el organigrama de gobierno local en búsqueda de eficiencia y austeridad en los tiempos difíciles que se avecinan.

En este sentido, volverían a unificarse las áreas económicas, hoy dividida en tres y fragmentada en Economía, Finanzas y la Coordinación general de Control Presupuestario por “el mejor equipo de los últimos 50 años”.

Otras de las áreas cuestionadas por su función y utilidad, y que sería revisada, es la Jefatura de Gabinete actual. Esta área cuenta hoy con una coordinación ejecutiva, tres coordinaciones generales y ocho coordinaciones, más los omnipresentes asesores, sin tareas conocidas tanto adentro como afuera del edificio municipal.

Producción y Empleo volvería a tener rango de secretaría, ya que hoy se encuentra dividida en áreas menores dependientes de la Secretaría de Gobierno y Derechos Humanos y la Agencia de Fiscalización y Control.

El área de Servicios Públicos también tendría modificaciones buscando una mayor eficiencia y coordinación entre las Delegaciones y el servicio municipal de recolección de residuos.

Gobierno y Derechos Humanos volvería a tener sus funciones históricas más políticas, y no el esquema actual, que es un rejunte de áreas sin conexión entre sí, una herencia y una muestra de lo que fue la gestión del hermano Tomás.

Asimismo, allegados a Mayra dan por sentado que en Quilmes se dará una réplica de los cambios que se producirían en un futuro gobierno nacional de Alberto Fernández, al menos en lo que respecta a una nueva área orientada a la mujer y la igualdad de derechos. 

 

 

El desafío de contener a Todos

La derrota de Cristina Fernández de Kirchner en 2017 marcó un punto de inflexión en la forma de construcción política del peronismo, cuyos máximos referentes tuvieron en claro que sólo la unidad de las diversas vertientes que hasta ese momento existían en el movimiento los harían competitivos ante un oficialismo que parecía tener el campo allanado para continuar en el poder al menos por un período más. El verticalismo cristinista y sus soldados camporistas, uno de los principales escollos para la unidad del peronismo, se fue tornando más flexible, llegando al punto culmine con la decisión de CFK de entronar al ex jefe de gabiente, Alberto Fernández como candidato a la presidencia.

Esta señal de la máxima referente política nacional fue tomada como dogma por el resto de la dirigencia de la agrupación encabezada por Máximo Kirchner, que fue también el encargado de cerrar el acuerdo con el massismo que le terminó de dar forma al Frente de Todos.

Este acuerdo macro permitió la nominación conjunta de las fórmulas nacionales (Alberto y Cristina), en las provincias del interior que se encolumnaron detrás de los gobernadores, y fundamentalmente en la provincia de Buenos Aires, con la fórmula conformada por Axel Kicillof y Verónica Magario, que además contó con la bendición de los intendentes del conurbano.

Este escenario fue acompañado en los distritos gobernados por el peronismo, y sólo hubo excepciones en aquellos municipios con intendentes “amarillos”, como La Plata, Lanús y Quilmes, donde la heterogeneidad del mosaico peronista impidió la unidad previa a las PASO, y las candidaturas tuvieron que ser dirimidas en las internas.

En Quilmes, el peso (real y simbólico) de los protagonistas previo a las PASO puso a prueba los diferentes modos de construcción y acumulación de poder político, donde los ojos estaban puestos principalmente en Mayra Mendoza, ya que estuvo claro desde el lanzamiento de su candidatura que era la preferida de la gran electora nacional: la ex presidenta Cristina Fernández de Kirchner.

 

El armador que vino de afuera

La desconfianza previa, tanto en los modos como en las formas, que pesaban sobre La Cámpora impidieron llegar a acuerdos de unidad pre Paso, donde Mendoza fue la amplia ganadora de una interna con 5 precandidatos. Sin embargo, pasada la competencia interna, se hizo evidente la llegada de un actor interno y silencioso al principio, que se hizo notar primero en la campaña y luego en la confluencia del resto del arco opositor bajo la figura de la diputada nacional: Emanuel Gonzalez Santalla (foto) , dirigente oriundo de Avellaneda, candidato a primer senador provincial por la Tercera Sección Electoral y jefe de campaña de Mayra en Quilmes. Santalla llegó con el respaldo de un protagonista de peso, como el intendente de Avellaneda, Jorge Ferraresi, quien ejerciendo su rol de jefe político de la sección (otro González Santalla, primo hermano de Emanuel, ejercer el mismo rol en Lanús con Edgardo Depetri) por lo que su presencia marcó un cambio radical en los manejos de la agrupación en el distrito, generando tanto los acuerdos necesarios previos como los posteriores a las PASO que eliminaron gran parte de los escollos previos que impedían otrora el crecimiento de la base electoral y política de La Cámpora en el distrito.

 

 

Con estos antecedentes, los de una agrupación diferente a la conocida hasta ahora, en apariencia al menos abierta al diálogo y respetuosa de las identidades y trayectorias del resto de sus contendientes internos, es que se está desarrollando el camino a las elecciones generales de octubre. Fotos y actividades conjuntas, una convivencia poco habitual en los últimos años del peronismo quilmeño, acostumbrado a las disputas internas entre los “peso pesado” como el Barba Gutiérrez, Aníbal Fernández, Eduardo Camaño, Federico Scarabino, y sus respectivos delfines.

Hoy, el contexto nacional, provincial y local muestra un peronismo alineado detrás de los candidatos para octubre. A pesar de haber obtenido un triunfo contundente en la interna del Frente de Todos, el desafío de Mayra es poder armar un gabinete que deje conforme a sus aliados electorales sin perjudicar el trabajo y desarrollo futuro de su gestión. Los dirigentes e integrantes históricos de La Cámpora con seguridad tendrán un lugar de preponderancia, tanto en el Ejecutivo como en el Concejo Deliberante. El más que probable triunfo del Frente de Todos en Nación y Provincia de Buenos Aires será un elemento a tener en cuenta a la hora del reparto de cargos porque servirá como herramienta para bajar la presión local. Sin embargo, se descarta que las agrupaciones perdedoras de la interna, en el caso de obtener cargos en la negociación, tendrán que conformarse con segundas y terceras líneas. En el caso de Quilmes ya hay nombres y/o sectores que se están barajando para ocupar los principales puestos de gobierno.    

 

Los nombres propios

El de Eva Mieri es número puesto para ocupar un lugar de privilegio en el futuro gabinete municipal, más allá de que a partir del 10 de diciembre será la primera concejal, es decir quien continúa la línea de mando después de Mendoza. En caso de seguir en el HCD, sería la nueva presidenta del cuerpo, pero si la decisión es pasar al Ejecutivo, su lugar estaría destinado en una Jefatura de Gabinete con mayores funciones y manejo que la actual o en la Secretaría de Desarrollo Social, un área clave para atender las creciente demanda que deja como herencia el macrismo/molinismo.

La novedosa Secretaría de la Igualdad de la que hablamos anteriormente recaería en Victoria Tesoriero, asesora de Mendoza en la Cámara de Diputados y integrante de la campaña nacional por la despenalización del aborto y experta en temas relacionados con la agenda feminista y de la igualdad de derechos. Derechos Humanos quedaría en la órbita de la nueva secretaría, y el responsable sería un referente del Colectivo Quilmes Memoria, verdad y Justicia.

 

 

El coordinador de los equipos técnicos de campaña de Mayra Mendoza, Fernando Rubino, tendría reservada la silla de Medio Ambiente, área que lo tiene como protagonista desde su trabajo en la Universidad Nacional de Quilmes y en IDEAL, el Instituto de Estudios y Administración Local, organismo que es el think tank de La Cámpora quilmeña y quien proveerá gran parte de los funcionarios y equipos técnicos para la gestión. Por su parte, tal vez el área más caliente de la gestión, como lo es Seguridad, aún no tiene un nombre definitivo, pero al día de hoy quien cuenta con mayores chances es Sol Barrachino, ex funcionaria del Ministerio de Seguridad Nacional durante el kirchnerismo y actual coordinadora de los equipos técnicos locales del tema.

 

 

Otra área clave de la administración municipal, Legal y Técnica, quedaría en manos de Sebastián Daer, abogado, uno de los fundadores de IDEAL, persona de máxima confianza de Mendoza (es su pareja y papá de Catalina) es quien tendría la responsabilidad de cuidar la firma de la intendenta. El resto del área legal (Asesoría Letrada y el resto del área) sería completada con profesionales relacionados con el Colegio de Abogados de Quilmes, específicamente con su presidente, Bienvenido Rodríguez Basalo.

Finalmente, la cartera de Salud sería ocupada por Jonatan Konfino, otro miembro de IDEAL, actual Coordinador general de programas de promoción de la secretaría de salud del Municipio de Almirante Brown, docente de la UNAJ e investigador del Centro de Estudios de Estado y Sociedad (CEDES).

 

Los aliados

Para las áreas de Obras y Servicios Públicas, se apelaría a un foráneo, que sería enviado por “el Messi de los intendentes” (según la definición de la propia candidata), Jorge Ferraresi, jefe comunal de Avellaneda. El intendente vecino ya envió a Emanuel González Santalla a hacerse cargo de la campaña los meses previos a las PASO, y ahora su aporte seria a través de un área que maneja a la perfección, un cargo que el mismo ocupó en su distrito durante los gobiernos de Baldomero “Cacho” Alvarez. El elegido para esta función sería el actual secretario de Obras Públicas avellanedense, quien pasaría a ocupar el mismo puesto en Quilmes: el Ingeniero Ariel Alejandro Lambezat.
 

Cultura y Educación sería ocupada por el ex rector de la Universidad Nacional de Quilmes, Mario Lozano, que si bien fue candidato con boleta corta en 2017 debido a las presiones de La Cámpora que le impidieron competir en igualdad de condiciones dentro del espacio de Unidad Ciudadana, fue uno de los primeros en dar el salto y apoyar la candidatura de la diputada nacional.

Dado sus antecedentes, Lozano estaría más enfocado al área educativa y todo lo relacionado con el Consejo Escolar y el SAE (Servicio Alimentario Escolar). El actual Director General del CIN (Consejo Interuniversitario Nacional), ocupa el 6 lugar en la lista de concejales, por lo que su pase al Ejecutivo permitiría también que otro espacio político tenga su “recompensa”. En este sentido, fue desestimada la posibilidad de que Evangelina Ramírez vuelva a ocupar el mismo puesto que tuvo durante la gestión de Francisco “Barba” Gutiérrez. Integrantes del equipo de la candidata a intendenta reconocieron la existencia de un sondeo de parte del ex intendente, pero le dieron nulas chances de concretar su regreso a Cultura: el nombre de Ramírez no pasaría el filtro del Colectivo de Centros Culturales, quienes vienen trabajando juntos desde que impulsaron la ordenanza que finalmente vetó el intendente Molina y es el espacio desde donde saldría el futuro responsable del área.

 

El acuerdo previo a las PASO, entre Mayra Mendoza y el concejal de Juntos por Quilmes, Ángel García, habría sido el retiro de la precandidatura de este último a cambio de ocupar un área importante del futuro gabinete municipal. Desde el sector del ex funcionario se mencionó desde el primer día a la Secretaría de Gobierno (hoy tiene a DDHH bajo su órbita pero pasaría a otra secretaría) y la siempre apetecible Agencia de Control y Fiscalización Comunal como el espacio a ocupar por el sector. Sin embargo, en los últimos días sonó con fuerza la novedad que tanto García como Daniel Gurzi (los máximos dirigentes de JXQ) ocuparían espacios en Nación y Provincia de Buenos Aires, por lo que restaría saber si el acuerdo local mantendría su vigencia en caso de concretarse estos pases.

 

Producción y Empleo tiene un candidato que sobresale del resto: Rubén “Turco” Elías. El histórico dirigente del Partido de la Victoria viene coordinando los equipos técnicos del área desde hace tiempo, conformado por dirigentes de experiencia que provienen de diversas vertientes políticas y con pasado en anteriores gestiones municipales. Elías se ha mostrado en todas las reuniones y encuentros de Mendoza con comerciantes e industriales, y su equipo ya le ha presentado varias propuestas de trabajo a la candidata, por lo que su futuro nombramiento al frente del área se da como un hecho.  

 

El resto de los precandidatos de la interna (Matías Festucca, Francisco Barba Gutiérrez, Roberto Gaudio, Alejandro De Fazio y Luis Bratti), salvo alguna excepción puntual, tendrá que conformarse con lugares en las segundas y terceras líneas municipales, a pesar de los pedidos y la presión para colocar a su gente en puestos de expectativa. La misma situación se daría con una gran cantidad de ex funcionarios (ex barbistas, ex villordistas y ex sciolistas) que vieron en Mendoza la oportunidad de reconvertirse y dejar atrás un pasado signado por denuncias, mala praxis y falta de transparencia en el manejo de la cosa pública, pero que a pesar de su repentino amor camporista, tendrían que conformarse con algún puesto menor y de poca exposición, según aseguraron desde el bunker de la calle San Martín.

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

Más noticias

Please reload

cambio 21 radio banner.jpg
  • Facebook Social Icon
  • Twitter Social Icon
  • Instagram Social Icon

Cambio 21 Noticias del conurbano

www.cambio21web.com

Editor Responsable: Alejandro García 

Todos los derechos reservados. Registro DNDA 2018-37575328

© 2023 por "Lo Justo". Creado con Wix.com